Espiritualidad

Siéntate solitario y silencioso (Lm 3)


Cuan bien engañados andan los que hacen poco caso de estas cosas exteriores, de la molestia y silencio, diciendo que no está en eso la perfección, sino en lo interior del corazón y en las verdaderas y sólidas virtudes. Lipómano trae un ejemplo muy bueno a este propósito, sacado del Prado Espiritual. Cuéntase allí que uno de aquellos padres viejos que moraban en el desierto de Sitia fue un día a la ciudad de Alejandría a vender cestillas que había hecho, y vio allí otro monje mancebo que había entrado en un bodegón, lo cual sintió el viejo mucho y acordó esperar que saliera para decirle su parecer, y en saliendo, llámale aparte, y dícele: “Hermano mío, ¿no veis que sois mozo y que son muchos los lazos de nuestro enemigo? ¿No sabéis el daño que recibe el monje en andar por las ciudades, por las figuras y representaciones que le entran por los ojos y por los oídos? Pues, ¿cómo os atrevéis a entrar por los bodegones, donde hay tantas malas compañías de hombres y mujeres, y donde por fuerza habéis de ver cosas malas y oír lo que no queréis? No, por amor de Dios, hijo mío, huid al desierto, a donde, con la ayuda de Dios, estaréis a salvo y seguro”.

Respondió el mancebo: “Andad, padre, que no está en eso la perfección, sino en la limpieza del corazón: tenga yo limpio el corazón, que eso es lo que quiere Dios”. Entonces levantó el viejo las manos al Cielo, diciendo: “¡Bendito y alabado seáis Vos, Señor, que 55 años ha que estoy en este desierto de Scitia, con todo el recogimiento que he podido, y aún no tengo el corazón limpio, y éste, tratando y conversando en las tabernas y bodegones, ha alcanzado limpieza de corazón!”. Yo os confieso que la perfección esencial está en la limpieza y puridad del corazón y en la caridad y amor de Dios, y no en estas cosas exteriores; pero no tendréis y alcanzaréis esa perfección si no tenéis mucha cuenta con la guarda de vuestros sentidos y con la modestia exterior.

(Tomado del libro Ejercicio de Perfección del P. Rodríguez)

Anuncios

1 comentario en “Siéntate solitario y silencioso (Lm 3)”

  1. ALABADO SEA JESUCRISTO

    RECIBA UN FRATERNO SALUDO EN NOMBRE DE NUESTRO SEÑOR Y DE NUESTRA SANTISIMA VIRGENCITA.

    ENTRE EN LA PAGINA DE USTEDES Y ME HA PARECIDO HERMOSO Y UNA VIDAS LLENA DE AMOR Y DE GRAN SACRIFICIO… SIEMPRE HE ADMIRADO ESA VIDA Y ME PARECE ESTUPENDA… SOBRE TODO PORQUE SON HOMBRES.

    FELICITACIONES Y DIOS LOS BENDIGA SIEMPRE…

    OREN MUCHO POR MI VOCACION.
    HNA YOJANA DE SANTA TERESITA
    CARMELITA DESCALZA.

Los comentarios están cerrados.