Vivir el tiempo presente en la presencia de Dios


Las Batuecas 051

Al comenzar el año nuevo no puedo menos que recordar las palabras de san Agustín acerca del tiempo y sus dimensiones (pasado-presente-futuro) “Es claro y manifiesto que no existen los pasados ni los futuros, ni se puede decir con propiedad que son tres los tiempos: pasado, presente y futuro; sino que tal vez sería más propio decir que los tiempos son tres: presente de las cosas pasadas, presente de las cosas presentes y presente de las futuras. Porque éstas son tres cosas que existen de algún modo en el alma, y fuera de ella yo no veo que existan: presente de cosas pasadas (la memoria), presente de cosas presentes (visión) y presente de cosas futuras (expectación). Si me es permitido hablar de otro modo, veo ya los tres tiempos y confieso que los tres existen. (Confesiones, Libro XI, cap XX, 26).

Como enseñanza para el nuevo año, veo en estas palabras del santo de Hipona una invitación a vivir cada día en su presente, o lo que es lo mismo, situado en mi presencia ante la Presencia de Dios. Porque sólo en el presente está la salvación y ahí hay que buscarla: “Os exhortamos a no echar en saco roto la gracia de Dios. Pues dice: «En el tiempo favorable te escuché, en el día de la salvación te ayudé». Pues mirad: ahora es el tiempo favorable, ahora es el día de la salvación” (2 Cor 6,1-2). ¡Qué importante es vivir cada día en su afán! (cf Mt 6,33); para mí que en esto consiste la vida contemplativa.

P. Casto Acedo.

Contemplare.blog

Anuncios