Reflexiones

El servicio en clave contemplativa

Hospederia 1

Amiga/o, quienquiera que abras esta página web, bienvenido seas. Espero poder ofrecerte una reflexión sencilla, con la que compartir el silencio creador de este valle de Las Batuecas.

            Me alegra de nuevo compartir con quienes os acercáis a esta página otro de los retos sencillos que nos ofrece la vida en este monasterio carmelitano que busca descubrir esa dimensión contemplativa que alentaron los maestros del Carmelo, Santa Teresa y San Juan de la Cruz. Ambos maestros entendieron bien que llegar a descubrir el misterio de Dios en clave cristiana se traduce necesariamente en la entrega de lo que somos en aras de una salvación que comienza por los servicios más sencillos que puedan necesitar los otros de mí. En esta clave se nos ofreció la oportunidad de compartir nuestra vida y nuestro espacio con aquellos que llamaran a nuestras puertas en busca de este silencio.

Así pude proyectarme también en ese sencillo servicio que la acogida conlleva. Y hacerlo con esa dimensión contemplativa que no busca más que hacerlo sin otro interés que el tan grande, y a la vez tan sencillo, de ser siervos sin provecho. Se trata de hacer de este servicio sencillo, que pasa por preparar una comida, limpiar unos espacios, lavar y planchar unas sábanas, una forma de trabajar que  sea al fin bendición para el que llega, y hacerlo por el aprecio y la entrega que cada huésped me merece.

Confieso que no son grandes sacrificios lo que esto me exige, es más una hermosa ocasión de disponerme a una contemplación que no nace de la mente sino del corazón.

 P. Francisco Brändle

 

Anuncios