Reflexiones

El Desierto Carmelitano de San José de las Batuecas

Mirador

Amiga/o, quienquiera que abras esta página web, bienvenido seas. Espero poder ofrecerte una reflexión sencilla, con la que compartir el silencio creador de este valle de Las Batuecas.

En estos días se ha colocado la “leyenda” con la breve descripción de lo que encierra este hermoso  valle de las Batuecas en su centro: “El monasterio de San José”, que en la nomenclatura carmelitana es “Desierto de San José de las Batuecas”. La pequeña explicación que se ofrece permite descubrir al visitante que sentido tiene este tipo de monasterios en el seno de la Orden del Carmen, animada y alentada por sus dos grandes maestros Teresa de Jesús y Juan de la Cruz. Y hacerlo contemplando la estructura arquitectónica que le configura: iglesia y ermitas en torno a la misma. Si te animas a llegar hasta aquí no dejes de acercarte a este sencillo mirador, que hoy queremos presentarte en esta página.

Este es el texto que se ha colocado para ilustrar a los visitantes:

DESIERTO

“Desierto” es la terminología carmelitana, no responde a lo que comúnmente entendemos como un territorio árido, que por la escasez de lluvias carece de vegetación, al contrario, los desiertos carmelitanos si situaban en lugares especialmente bellos con vegetación y aguas abundantes; son lugares apartados sinónimos de SOLEDAD Y SILENCIO (lugares de poco ruido, liturgia sobria y esencial, donde se cultiva más bien una vida de interioridades contemplativas)

CARMELITAS (Orden de Nuestra Señora del Monte Carmelo)

Los primeros carmelitas surgen a finales del siglo XII, cuando un grupo de ermitaños se retiran a vivir en el Monte Carmelo (Palestina). En el siglo XVI, Santa Teresa y San Juan de la Cruz reforman la Orden (Carmelitas Descalzos), buscando retornar a la vida centrada en Dios con sencillez y pobreza, como los primeros eremitas.

SAN JOSÉ

Está en terrenos donados por el Duque de Alba, dedicado a San José y fue fundado en 1599, por el Padre Tomás de Jesús. Después de una época de esplendor (1600-1750) pasó por dificultades (incendios, desamortización…) hasta que en 1950 lo ocupan nuevamente los carmelitas descalzos. Ha sido el modelo ideal de los desiertos de la reforma Teresiana: “El desierto más célebre de la congregación de España, gala de la vida ermitaña y cenobítica y escuela famosa de contemplación”.

LAS BATUECAS

Este valle limita con la comarca extremeña de Las Hurdes y aunque habitado desde el Paleolítico (pinturas rupestres), siempre ha sido un lugar pobre y de frontera. Por su belleza y gran riqueza natural es uno de los lugares emblemáticos del Parque Natural de Las Batuecas – Sierra de Francia, declarado en el año 2000.

NOTA BAJO EL GRABADO

Tras la primera cerca no existe ningún misterio. No hay riquezas, ni obras de arte, ni jardines versallescos, ni edificios grandiosos, ni una bonita iglesia barroca. Lo más curioso es la disposición de la iglesia en medio de las celdas humildes y separadas según los ermitaños del Monte Carmelo con el oratorio en medio de las celdas diseminadas.

P. Francisco Brändle

Anuncios
Reflexiones

Elogio del agua por los místicos

20180506_093120_003[1]

Conozco una mujer castellana del siglo XVI que le gustaba mucho utilizar la metáfora de la fuente del agua para hablar de la vida interior. Le parecía muy a propósito para declarar las cosas del espíritu este elemento, aunque como ella decía “en cada cosita que Dios crió hay más de lo que se entiende, aunque sea una hormiguita” (4M 2,2). Ella tenía la capacidad de penetrar cada cosa y extraer su esencia. ¡Era un alma contemplativa! Tenía mucho aprecio por el pasaje del Evangelio de la Samaritana, pues se identificaba con esta mujer sedienta que encontró en Jesús la fuente del agua viva.

Sigue leyendo “Elogio del agua por los místicos”

Reflexiones

Cuando estés enteramente en cada cosa que haces, entonces, serás feliz

viaje 3 - blog

Había un joven que vivía en un pequeño pueblo, cerca de un monasterio, siempre le llamaba la atención el hecho de que aquellos hombres vivieran solitarios, despojados de tantas cosas, pero le inquietaba aún más el hecho de que eran felices. Como esto le quitaba el sueño, resolvió acercarse y conocer aquel estilo de vida. Poco a poco fue le encantando aquella forma de vida, de tal forma, que muy pronto dejó todos sus proyectos para formar parte de aquella comunidad solitaria.

Sigue leyendo “Cuando estés enteramente en cada cosa que haces, entonces, serás feliz”