Brota del Corazón


Al tratar de recordar el verso del salmo que acababa de recitar unos momentos antes era incapaz de hacerlo porque sólo me venía a la mente la expresión: un poema bello, pero ¿qué era lo que precedía esta expresión? Al fin lo recordé: Me brota del corazón. Entendí que así era, que sólo del corazón brotan los poemas bellos, es decir que sólo desde el corazón nos abrimos a una vida que no sólo es lógica y razón, sino que está llena de amor y belleza que enamora.

Recordé algo que siempre me había ayudado, el pensamiento de María Zambrano, que tanto admiraba a San Juan de la Cruz. En ella la razón poética da sentido al vivir desde el centro del ser, desde las entrañas.  En ella se descubre el hombre en su ser persona. Qué es descubrir que somos en la medida que nos dejamos enamorar por ese misterio que nos alcanza, y que nos hace ser comunión, nos abre al otro, nos limpia y hace transparentes. Y comprendí también su gran proyecto, el que se descubre desde Dios, crear una sociedad de personas. No se nos deja ser personas, se nos exige serlo. Se nos pide abandonar los personajes que representamos y que tanto nos pesar, y ser personas en su verdad, abiertos a una sociedad donde todos caben.

Desde este rincón de Batuecas me hice consciente de la necesidad de educar para esta sociedad, y que nuestro espacio contemplativo lo es en la medida en que ayuda a quien llega hasta aquí a descubrir su dimensión de persona en toda su grandeza, la que nos hace sacar del corazón el poema más bello.

F. Brändle

Anuncios