No juzguéis

Último Juicio, Michelangelo, 1541, Capilla Sixtina

“No juzguéis y no seréis juzgados”, (Mt 7,1): Otra de las enseñanzas de Jesús que nos parece imposible llegar a cumplir. Al menos yo así lo percibía desde mí y escuchando a los demás. Por otro lado pensaba que Jesús no vino a imponer una forma de vida para “superhombres” que son capaces de hacer lo imposible. El ejemplo con el que concluye su mandamiento me iluminó su sentido. ¿Qué viga tengo en mi ojo, que me impide ayudar a mi hermano?: Mi forma de entender la vida. No llego a descubrir como Jesús que no he venido a juzgar al mundo, sino a salvar al mundo (Jn 3,17). Sólo con la confianza que Jesús me enseña a tener en el Padre, que también a mí me envía a salvar al mundo, podré acercarme al hermano con verdadero talante salvador. Sólo así podré dejar de ser juez de nadie y sí salvador de todos. El cambio es radical, ciertamente, pero no un radicalismo devastador, sino totalmente creador de una nueva sociedad, de un orden nuevo, basado en el Dios que salva, y salva entregándose, no exigiendo. Que salva siendo principio de vida y no de muerte. Nuestra fe cristiana nos ofrece la posibilidad de ofrecer a los demás este testimonio. Nuestra iglesia, hoy más que nunca, tiene que ser ese signo de salvación, que hace a todos los hombres hermanos, y los lleva a la verdadera comunión, que nace de la comunión con Dios. No olvidemos que eso es la iglesia sacramento de la unión del hombre con Dios y de los hombres entre sí (LG 1).

Francisco Brändle

no os agobiéis

Cristo, Tiziano Vecellio, 1565, Hermitage

“Buscad primero el reino de Dios y su justicia, y todo eso se os dará por añadidura, No os inquietéis por el mañana…» (Mt 6,33-34). Cuando estas palabras resonaban en mí, se me hacía difícil pensar que Jesús impusiera algo, para poder seguirle tan alejado de lo que es ser hombre: como el poder evitar al inquietud. Creí acercarme a Jesús más, descubriendo que Él conoce nuestros miedos, conoce nuestra preocupación por el mañana, y no lo condena. Su palabra nos invita a salir de ello, con una nueva experiencia de lo que es el Reino de Dios, y su llegada a nosotros como salvación. Esa experiencia brota de su propia condición humana. De su ser verdadero hombre.

Como muchos de nosotros el pudo comprenderse como “hijo de Dios” que sube a lo alto de un monte y siente que todo es suyo, que no tiene por qué agobiarse. Es una de sus tentaciones, y es la nuestra, que subidos a los montes nos sentimos dioses que dominan todo. Son nuestros modos de entender a Dios, de relacionarnos con Él, siendo capaces de superarlo todo, porque creemos en ese Dios todopoderoso al que obedecemos nos responde con la seguridad de que está con nosotros y nos ayuda haciéndonos “superhombres”.  Pero Jesús nos invita a creer en un Dios que cuida e los pájaros en su debilidad. No que les hace fuertes y poderosos sino que cuida de ellos en su misma debilidad. Que viste a las flores del campo, los lirios, que no pueden lucir sus galas más que unos momentos, pero Él no le da un traje salvavidas, sino un traje tan bello que nada hay que  lo iguale entre los muchos vestidos que pueda crear el hombre. La experiencia de Jesús, la cercanía de Padre, mirando a los pájaros y los lirios, es la que Él nos invita a vivir cuando nos amenazan tantas dudas ante el futuro: “no os agobiéis”, no es un mandato es una invitación preciosa a vivir el momento en el que estamos teniendo muy cerca al Dios que nos cuida en nuestra debilidad, aunque no nos haga poderosos. 

F.Brändle

Eucaristía

El misterio que celebramos, el Dios escondido en el vivo pan de la Eucaristía, en Batuecas lo celebramos con una procesión no común, pues el Santísimo Sacramento lo llevamos hasta la ermita que lleva su nombre para allí hacer unos momentos de adoración. Esta ermita se construyó para ello, y en recuerdo a lo que pudo ser en el pasado en este día hacemos la procesión hasta este lugar y allí, en la ladera del monte, sentimos muy cerca la creación con todas sus criaturas.  El camino es forzoso hacerlo en medio de la naturaleza, de modo que se hacen elocuentes las palabras de Juan de la Cruz en uno de sus poemas. “Aquí (en la Eucaristía), se está llamando a las criaturas y de esta agua se hartan aunque a oscuras”. Esta hermosa experiencia la reflejó muy bien nuestro Papa Francisco en su encíclica “Laudato si” cuando escribió: “En el colmo del misterio de la Encarnación, quiso llegar a nuestra intimidad a través de un pedazo de materia. No desde arriba, sino desde adentro, para que en nuestro propio mundo pudiéramos encontrarlo a Él. En la Eucaristía ya está realizada la plenitud, y es el centro vital del universo, el foco desbordante de amor y de vida inagotable. Unido al Hijo encarnado, presente en la Eucaristía, todo el cosmos da gracias a Dios… La Eucaristía une el cielo y la tierra, abraza y penetra todo lo creado. En el Pan eucarístico, la creación está orientada hacia la divinización…” (Laudato si, n.236). El misterio eucarístico que celebramos gozosos en este día, nos ayuda a contemplar la creación entera surgiendo de él y viviendo de él. El sagrario donde lo veneramos no es una cárcel donde se encierra, sino el punto central de ese inmenso mar que tiene su centro en Él, del que salen las ondas y a Él vuelven en un continuo fluir de vida verdadera. Nuestra procesión en medio de la naturaleza me lo hace revivir cada año.

F. Brändle

Santísima Trinidad

Santísima Trinidad, Andrei Rublev, 1410

“A Tí, gloria y alabanza por los siglos”. Me preguntaba: ¿Cómo vivir esta exclamación, tan propia del día en que celebramos el misterio de la Santísima Trinidad? No puede referirse a una pura exclamación de los labios, había que llenarla de contenido. Lo hacemos cierto en la liturgia, que quiere vivir lo que la exclamación encierra. Y sería el culmen de algo que ha de encerrarse en la vida de cada día. Mi vida hecha vida de Dios, no tiene otro camino que descubrir como hacerse teologal. Recordé lo que todos sabemos, tres son las virtudes que llamamos teologales. Porque sólo se pueden vivir con esa referencia directa a Dios, y las fui repasando. Vivir desde la fe, es llegar con la Sabiduría de Dios, la del Hijo, a descubrirlo todo en ese proyecto de Dios, que he de encarnar viviendo de fe todos los acontecimientos. Jesús, el Hijo, se me hacía cercano. Vivir desde el amor, es dejar de poner el yo como centro de mi actuar, de mi voluntad, y dejar que sea un amor totalmente gratuito, que nace del fondo, allí donde yo no alcanzo, pero está la fuente de la vida, que es el Espíritu. Finalmente, vivir desde la esperanza, es llegar a representarme la realidad, no desde lo que simplemente ve mi pobre entender, sino abierta a una promesa que no es premio, sino realidad bien fundada, más allá de mí mismo, en el origen y fin del universo, el Padre, que es todo Amor. En esa apertura constante que me posibilitan las virtudes teologales, entendí que mi Dios, el Dios de Nuestro Señor Jesucristo, es un misterio de relación personal, donde la persona, por ser más de lo que yo puedo entender, me abarca y me abraza, sin poder yo encerrarla en lo que llego a entender, sino es por ese amor con el que puedo exclamar: “A Ti, gloria y alabanza por los siglos”.

F. Brändle