Fray Miguel Gutiérrez, misionero: “El Carmelita tiene que ser cien por cien misionero y cien por cien contemplativo”

Artículo sobre el Padre Miguel Gutiérrez OCD

por Alfonso del Río, RELIGIÓN DIGITAL

https://www.religiondigital.org/hojas_al_viento/Carmelita-cien-misionero-contemplativo-africa-fraile_7_2317338247.htm

“Lo más alegre ha sido construir una iglesia, un colegio o un centro de salud, dar agua a la gente, darles luz eléctrica”

“Cuando se tiene amor a Cristo y a su iglesia todo sacrificio es dulce”

“Mi principal tarea hoy día consiste en pedir para hacer hombres interiores en Africa y en todas partes”

“En 1970 los Carmelitas Descalzos éramos 36 en toda Africa. Hoy día son más de 600 en 23 naciones. Y así todas las Congregaciones”

Pulse el link para ver el artículo

https://www.religiondigital.org/hojas_al_viento/Carmelita-cien-misionero-contemplativo-africa-fraile_7_2317338247.htm

espíritu de infancia

Virgen con el Niño, Rafaello Sanzio, dibujo con mina de plata

Al leer el Sal 31 uno se llena de esa confianza que envuelve al fiel israelita. La misericordia de Dios le desborda, le llena de alegría y de cantos de liberación. Pero lo que me llamó la atención es que en medio del salmo hay un párrafo que parece brotar de esas entrañas misericordiosas de Dios que ha experimentado el salmista. No somos nosotros quienes encontramos el camino del arrepentimiento que nos lleva a Dios. Algo mejor está sucediendo en el acercarse a Dios. Dios mismo se va desvelando como el que nos instruye y nos va señalando el camino a seguir, porque ha fijado su mirada en nosotros. Necesitamos descubrir esa mirada, y dejarnos alcanzar por su sabiduría. Si llegamos a ello, no hay duda, al fijar sus ojos en nosotros no podrá ver más que aquel niño que juega ante sus ojos para alegrar su corazón. No es fácil dejarnos enseñar así por Dios. Pero lo que canta el libro de la Sabiduría se ha de hacer verdad. Encarnar la sabiduría de Dios es venir a identificarnos con aquella Sabiduría que jugaba como niño ante el Padre. Ese espíritu de infancia, que no es infantilismo, nos permite descubrir al Dios Padre misericordioso que vino a mostrarnos Jesús.

F. Brändle