espíritu de infancia


Virgen con el Niño, Rafaello Sanzio, dibujo con mina de plata

Al leer el Sal 31 uno se llena de esa confianza que envuelve al fiel israelita. La misericordia de Dios le desborda, le llena de alegría y de cantos de liberación. Pero lo que me llamó la atención es que en medio del salmo hay un párrafo que parece brotar de esas entrañas misericordiosas de Dios que ha experimentado el salmista. No somos nosotros quienes encontramos el camino del arrepentimiento que nos lleva a Dios. Algo mejor está sucediendo en el acercarse a Dios. Dios mismo se va desvelando como el que nos instruye y nos va señalando el camino a seguir, porque ha fijado su mirada en nosotros. Necesitamos descubrir esa mirada, y dejarnos alcanzar por su sabiduría. Si llegamos a ello, no hay duda, al fijar sus ojos en nosotros no podrá ver más que aquel niño que juega ante sus ojos para alegrar su corazón. No es fácil dejarnos enseñar así por Dios. Pero lo que canta el libro de la Sabiduría se ha de hacer verdad. Encarnar la sabiduría de Dios es venir a identificarnos con aquella Sabiduría que jugaba como niño ante el Padre. Ese espíritu de infancia, que no es infantilismo, nos permite descubrir al Dios Padre misericordioso que vino a mostrarnos Jesús.

F. Brändle