Abre la boca que te la llene


“Abre la boca que te la llene”. (Sal 80,10). Estas palabras del salmo me ayudaron a descubrir hasta dónde nuestra hambre de saber se ha de saciar al acercarnos a Dios. La sabiduría que se me da saciará un hambre que descubro en mi vida tras una seria búsqueda de lo que puede hacerme comprender el sentido de mi vida. No me bastaba una doctrina, unas ideas en las que poder apoyarme, necesitaba alguien que me ayudara a escuchar estas palabras en el fondo del corazón. La llamada de Jesús a seguirle, me llevaron a descubrirlo. Entendí que la respuesta de Pedro ante la pregunta de Jesús acerca de su voluntad de seguirle y permanecer a su lado: ¿A quién vamos a ir, tú tienes palabras de vida eterna? No era una respuesta cómoda, sino la confirmación de que era la única respuesta a esa hambre de verdad en el camino de la vida. En Jesús se encarna la respuesta de Dios al acercarnos a Él para encontrar sentido a nuestra vida. Esa respuesta era la que nace después de sentir la necesidad de abrir nuestra boca para saciarnos plenamente. Sin abrir la boca, sin adentrarnos en esa verdadera hambre de un sentido auténtico para nuestra vida, no podemos tampoco descubrir la bondadosa oferta de Dios de llenarla.

F. Brändle