Eres príncipe desde el día de tu nacimiento

“Eres príncipe desde el día de tu nacimiento entre esplendores sagrados, yo mismo te engendré, desde el seno, antes de la aurora” (Sal 109,3). Con la iglesia e repetido en muchos momentos de la liturgia estos versículos, con la iglesia he podido cantarlos, pero no había tenido ocasión de para mi oración contemplativa. Por supuesto que sabía bien que la iglesia en su liturgia lo aplicaba a Cristo-Mesías, sin embargo, poco a poco se me fue haciendo luz, lo que es evidente, y seguro habrán comentado muchos, pero que en mi caso se hizo más, vino a ser una vivencia interior, por la que la palabra príncipe se asoció mucho más al Reino de Dios, no era un príncipe de un reino de este mundo, que era lo que mi imaginación, o mi razón podría conocer. Al vivir así el contenido de la palabra príncipe se llenó del contenido de los relatos del nacimiento. La pobreza del pesebre, la adoración de los pastores, la envoltura en pañales enriquecida con la tradición que me habla de la cercanía de los animales y de la naturaleza expresada en aquella gruta. Un reino ligado a la naturaleza humana en su expresión más sencilla: un niño recién nacido, sin más signo de su grandeza que unos pañales, y una naturaleza hecha paja acogedora en un pesebre, y cueva para proteger. Esos signos eran lo que revelaba a Dios en su verdad eterna, que tenía su fundamento antes de la aurora, es decir, el tiempo.

F. Brändle

«Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria…»

“Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria…” (Sal107,6). Hoy, Nochebuena, pido a Dios que mi testimonio te ayude a vivirla más y mejor. En estos días, cuando repetía este verso en la oración, se me hizo claro que Dios estaba sobre el cielo de mis pensamientos, por muy sublimes que fueran, y que en el fondo eso es lo que debía desear: que Dios no se limitara a mi pobre capacidad. Así debía pedirlo no tanto para que fuera, que así es: Dios está por encima de mis pensamientos, sino para que yo así lo viviera. Pero al mismo tiempo la súplica se me hacía propia de este día, al completar el verso, el Dios que está por encima de mis pensamientos, llena la tierra de gloria al manifestarse en un Niño, la humanidad en esperanza, que habría de llenar la tierra de gloria, con su resurrección. Contemplar al Niño es esperar su plena manifestación partiendo de esa realidad entrañable que es la humanidad en su pequeñez e inocencia, la del niño, de la que todos hemos de partir. ¡Felices días de la Navidad, contemplando en esperanza su gloria! F. Brändle

No daré sueño a mis ojos…

“No daré sueño a mis ojos… hasta que encuentre un lugar para el Señor” (Sal 31,2.5). Escogí y junté para mi oración estos dos versículos del salmo. Me quedé con ellos, descartando otros, que forman un todo y que darían pie para una meditación en torno a la conducta de David, porque tuve la intuición de que algo se me iba a dar a entender que a simple vista no entendía. Como siempre traté de que mi oración fuera una sencilla mirada amorosa, con estos versos de fondo. Así se me descubrió, sin pensarlo, una forma de asimilarlos muy sencilla y cercana. No se trataba de traducirlos en un mandato, una obligación, sino de caer en la cuenta de que antes de quedarme dormido tendría muy en cuenta que lugar iba a ocupar el Señor en mi vida, que lo que me esperaba como tarea no oscureciese esa presencia luminosa de Dios que a todo debe alcanzar, y esto de modo ordinario, sin esperanzas utópicas, sino con la sencilla confianza de que el deseo de colocarlo en el centro de mi actividad se haría posible, porque en estos momentos antes de dar sueño a mis ojos, así lo quería.

F. Brändle

Me mantienes siempre en tu presencia

“Me mantienes siempre en tu presencia” (Sal 41,13). Tomé como versículo para vivir mi oración éste tan simple y sencillo. En un primer momento me sorprendió que aunque en el verso está claro, mi lectura la había hecho en un sentido más activo: “mantener la presencia de Dios en mi vida”. Caí claramente en la cuenta que era Dios quien me mantenía en su presencia, más allá de mi conciencia de ello. Se trataba, pues, de caer en la cuenta de que no podemos hacer nada mejor que refugiarnos en la mirada de Dios. En estos días leía: “Cuánto más profundamente conozcamos a Dios más ardiente será nuestro deseo de exponernos a su mirada…Y ahuyentar el temor que quisiera detenernos… Lo bueno ¡míralo! Los defectos míos ¡míralos también! … ¡Míralo, Dios mío! En cuanto hagamos esta voluntaria exposición ante los ojos de Dios hemos fijado un punto de partida indestructible para nuestra propia renovación! (R. GUARDINI, Sobre el Dios vivo,Sapientia, Madrid 1957, p.31). Estas reflexiones las vivía ahora en apoyo de mi oración para concienciarme que nada hay mejor que sea Dios quien nos mantenga en su presencia. En su presencia mi vida queda protegida. No buscaba tanto el refugiarme, cuánto el ser puesto, mantenerme, en esa presencia salvadora por la mano del mismo Dios, y nada mejor que esta oración silenciosa para proyectarlo en la vida.

F.Brändle

Te cantará mi alma sin callarse

“Te cantará mi alma sin callarse” (Sal 29,13). Es algo muy apreciable en la historia de la iglesia alabar al Señor con cantos. Según los distintos pueblos y naciones se usa más o menos, con mejor gusto, o de modo más pobre, el canto en las celebraciones, pero al escoger este versículo tenía bien claro que era una confesión personal del salmista, y que habría de hacerla mía en ese sentido. Dudaba si quedarme con este versículo para la oración, porque mis capacidades para la música son pobres, y pensaba como podría recogerme en oración sintiendo la urgencia de cantar sin callar, cuando mis dotes musicales son pobres. Bien podía decir que lo que importa es que lo haga con amor y con ello agradaría al Señor, aún así dudaba. El hecho es que me quedé con este versículo para mi oración contemplativa. Al repetir el versículo pronto la conciencia me llevó a mi vida, como canto ininterrumpido al Señor. Sí, un “cántico espiritual”, que bien sabía era el fruto de haber sido creado para ello. Todos mis deseos de allegarme al Señor, de venir a unirme con Él por una oración contemplativa y silenciosa, se convertían en ese “cántico espiritual”, que se traducía en una vida de fe, esperanza y amor, donde se hace presente el misterio de Dios. Al repetir el versículo iba ahondando en esa armonía que es la vida humana abierta a Dios. No habrá ya momento en que para Dios no deje de sonar este canto que es mi vida. Ahora podía también hacer mío ese canto ininterrumpido: “sin callarse”.

F. Brändle

Cristo rodeado de ángeles tocando instrumentos. Hans Memling, 1480