Postrémonos ante el estrado de sus pies

Santo Domingo en Oración, El Greco, 1600 UNICEF

“Postrémonos ante el estrado de sus pies” (Sal 131,7). La invitación que me hacía el versículo a postrarme, me introdujo en una vivencia que siempre he querido hacer mía. Orar postrado era un signo de identificación con mi verdad. He surgido de la tierra. Ahora se hacía más viva la invitación, porque me invitaba el salmista a postrarme ante el estrado de sus pies, la misma tierra. Es algo que trato de vivir cada día. En mí la tierra se hace amor consciente, desde el amor entregado en la creación. Si no parto de ahí, de mi honda postración, no puedo elevar mi corazón a Dios con verdad. Daba gracias mientras oraba por saborear más y más esta verdad. De muchos santos se recuerda este orar postrados, recuerdo sobre todo a Santo Domingo. La liturgia también nos ha ofrecido este gesto, al postrarse el que se consagra a Dios, mientras se ora por él. Al orar con este versículo me sentí más que nunca invitado a saborear el gesto de postrarme ante el Señor, como signo de ser la conciencia de una creación nacida del amor de Dios y que al irme levantando se hacia consciente de ese amor.

F. Brändle

tus humildes

“Para que rija a tus humildes con rectitud” (Sal 71,2). Me sorprendí con este modo de llamar a los fieles: tus humildes. ¿Cómo identificarlos? Repetir en la oración este verso quiso ser el modo de acercarme a su contenido. Me vino claro a mi conciencia que los humildes son quienes se sienten nacidos en gratuidad. Lo que somos lo hemos recibido. Necesitamos aprender a recibirlo con verdad. Sólo lo podremos hacer si nos acercamos a quien nos puede regir con rectitud, aquel a quien Dios envía para regir a sus humildes. Abrirnos a ese don que somos, es dejar que se lleve a cabo en nosotros su proyecto. Aquí está la razón de esa humildad, que no es apocamiento, sino acogida gozosa de mi propio ser. María es el testimonio más fehaciente de ese deseo, y Jesús el modelo a seguir, si me pongo bajo su guía. Entender el versículo me ayudo a valorar mi propia vida en toda su grandeza, que nace de reconocer mi ser humilde, para ser regido con verdad y rectitud.

F.Brändle

Siéntate a mi derecha

“Siéntate a mi derecha…” (Sal 109,1). Al quedarme con este breve texto para la oración, lo desligué del sentido del salmo, y dejé que fueran palabras que el Padre me dirigía para vivir mi oración. Dos hechos se sumaron para llevarme a vivir mi oración silenciosa y de modo contemplativo a partir de este texto que repetiría a lo largo de la misma. El estar haciéndola frente al icono de la Trinidad de “Rublev” y el haber iniciado nuestro momento orante comunitariamente repitiendo: “alma buscarte has en mí, y a mí buscarme has en ti”. Sentarme a la derecha del Padre, colocado frente al icono de la Trinidad, era ocupar el puesto que me ofrecía para participar en la vida de la Trinidad, sentándome a su mesa y haciendo realidad el “buscarme en Él”, en Dios-Trinidad. Sí, estaba invitado a participar de su vida, comiendo a su mesa. Era el modo más propio de hacer realidad el buscarme en Él. El símbolo de la mesa común se hacía vivo y real. Es la vida divina nuestro verdadero alimento, ofrecido en Jesús. Ante el icono la invitación a sentarme a la derecha del Padre era una llamada clara a descubrir el evangelio en todo su sentido. El Reino de Dios llega con la invitación a que Dios reine, se haga real en nuestras vidas. El icono contemplado de modo vivo me llevaba a ello.

F. Brändle

Icono de la Santísima Trinidad (Rublev)

            En la tarde del 17 de enero de 2023, antes de comenzar el rezo de Vísperas, la comunidad de carmelitas del Desierto de Batuecas vivió con gozo una ceremonia entrañable, largo tiempo esperada, pues el inicio de este momento estaba en el día ya pasado hace años en que oramos por nuestro Hermano Frederik para que el Espíritu a través suyo plasmara el icono que íbamos a introducir en la capilla.

            Señor Dios, Santa Trinidad, a quien ninguna inteligencia puede abarcar, ni palabra alguna expresar, a quien ningún hombre ha visto en parte alguna, que has querido revelarte al hombre. Nosotros creemos lo que hemos aprendido de las Santas Escrituras y la enseñanza de las palabras divinas de los Apóstoles, y te confesamos Dios Padre sin principio, a tu Hijo consubstancial a Ti, y a tu Espíritu que reina y es consubstancial contigo.

         Al contemplar este icono de la “TRINIDAD” recordamos que así te has revelado en el Cristo por el Espíritu.

         De modo sencillo, procedimos a orar y bendecir el icono. Sentimos como nuestra oración durante el tiempo pasado se había plasmado en el icono pintado, de modo que ahora contemplándolo con los ojos, lo grabáramos en nuestra mente, y con ello glorificáramos a la Trinidad por sus beneficios. Rezamos con sencillez:

Te pedimos que derrames misericordiosamente sobre nosotros tu bendición. En tu nombre tres veces santo, dígnate bendecirlo y santificarlo, a fin de que cuantos lo miren con devoción obtengan la misericordia, la gracia y la liberación de todos los males y dolores, el perdón de los pecados, y consigan ser dignos del reino de los cielos.

TOOOS:

       Te lo pedimos por la gracia, la misericordia y el amor a los hombres del DIOS ÚNICO GLORIFICADO EN LA TRINIDAD, PADRE, HIJO Y ESPÍRITU SANTO, DE QUIEN ES LA GLORIA AHORA Y SIEMPRE Y POR TODOS LOS SIGLOS. AMÉN

            Lo rociamos con agua bendita, lo incensamos, con ello quedo introducido en nuestra capilla.

Al Señor me acojo

“Al Señor me acojo…, el Señor está en su templo santo” (Sal 10,1.4). Al comenzar mi oración, con el deseo de acogerme al Señor y vivir esos momentos, rápido me vino otro versículo: “El Señor está en su templo santo”. Sí, estaba en nuestra iglesia, donde oramos junto con los huéspedes que nos acompañan, pero no era eso lo que me parecía confirmar este versículo. Comencé a sentir que mi comunidad orando, era para mí el lugar donde se hacía presente el Señor, para poder acogerme a Él. No siempre es fácil dejar de hacer la oración desde uno mismo, y sentir que se ora junto con los demás. En esta ocasión se me hizo claro, si quería acogerme al Señor, era sintiendo que su presencia inundaba la vida de todos mis hermanos que oraban conmigo. Así pude entender lo hermoso que es el hecho de orar juntos en un lugar y ofrecer ese signo como expresión de lo que es la presencia del Señor en su templo santo.

F. Brändle

Mi alma tiene sed

“Mi alma tiene sed de Dios, del Dios vivo” (Sal 41,3). Este verso del salmo con el que quise vivir mi oración, me recordó de inmediato lo que al llegar a este lugar hace unos cinco años, junto con otros cuatro que iniciamos este camino del desierto “carmelitano” de Batuecas nos parecía era el objetivo de este lugar: “Buscar la “fuente” de la que brota la vida verdadera, la que supera el vivir sensible, exteriorizado al que nos vemos sometidos en nuestra sociedad, y así descubrir la unidad que nos hace sentir en comunión con el Misterio divino, con todos los seres humanos y con toda la creación”. Eso me parecía era tener sed del Dios vivo. La fuente es el signo más elocuente de la vida que brota y se entrega, y en ella se puede saciar con verdad la sed. Así la fuente era el símbolo más propio para el Dios vivo, del que como gracia sentimos tener sed. Era así el modo de vivir una verdadera vida contemplativa, que viene asociada a la noticia amorosa, escondida, general que brota de la sed que me lleva a la fuente escondida, la fuente eterna.

F. Brändle

Eres príncipe desde el día de tu nacimiento

“Eres príncipe desde el día de tu nacimiento entre esplendores sagrados, yo mismo te engendré, desde el seno, antes de la aurora” (Sal 109,3). Con la iglesia e repetido en muchos momentos de la liturgia estos versículos, con la iglesia he podido cantarlos, pero no había tenido ocasión de para mi oración contemplativa. Por supuesto que sabía bien que la iglesia en su liturgia lo aplicaba a Cristo-Mesías, sin embargo, poco a poco se me fue haciendo luz, lo que es evidente, y seguro habrán comentado muchos, pero que en mi caso se hizo más, vino a ser una vivencia interior, por la que la palabra príncipe se asoció mucho más al Reino de Dios, no era un príncipe de un reino de este mundo, que era lo que mi imaginación, o mi razón podría conocer. Al vivir así el contenido de la palabra príncipe se llenó del contenido de los relatos del nacimiento. La pobreza del pesebre, la adoración de los pastores, la envoltura en pañales enriquecida con la tradición que me habla de la cercanía de los animales y de la naturaleza expresada en aquella gruta. Un reino ligado a la naturaleza humana en su expresión más sencilla: un niño recién nacido, sin más signo de su grandeza que unos pañales, y una naturaleza hecha paja acogedora en un pesebre, y cueva para proteger. Esos signos eran lo que revelaba a Dios en su verdad eterna, que tenía su fundamento antes de la aurora, es decir, el tiempo.

F. Brändle

«Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria…»

“Elévate sobre el cielo, Dios mío, y llene la tierra tu gloria…” (Sal107,6). Hoy, Nochebuena, pido a Dios que mi testimonio te ayude a vivirla más y mejor. En estos días, cuando repetía este verso en la oración, se me hizo claro que Dios estaba sobre el cielo de mis pensamientos, por muy sublimes que fueran, y que en el fondo eso es lo que debía desear: que Dios no se limitara a mi pobre capacidad. Así debía pedirlo no tanto para que fuera, que así es: Dios está por encima de mis pensamientos, sino para que yo así lo viviera. Pero al mismo tiempo la súplica se me hacía propia de este día, al completar el verso, el Dios que está por encima de mis pensamientos, llena la tierra de gloria al manifestarse en un Niño, la humanidad en esperanza, que habría de llenar la tierra de gloria, con su resurrección. Contemplar al Niño es esperar su plena manifestación partiendo de esa realidad entrañable que es la humanidad en su pequeñez e inocencia, la del niño, de la que todos hemos de partir. ¡Felices días de la Navidad, contemplando en esperanza su gloria! F. Brändle

No daré sueño a mis ojos…

“No daré sueño a mis ojos… hasta que encuentre un lugar para el Señor” (Sal 31,2.5). Escogí y junté para mi oración estos dos versículos del salmo. Me quedé con ellos, descartando otros, que forman un todo y que darían pie para una meditación en torno a la conducta de David, porque tuve la intuición de que algo se me iba a dar a entender que a simple vista no entendía. Como siempre traté de que mi oración fuera una sencilla mirada amorosa, con estos versos de fondo. Así se me descubrió, sin pensarlo, una forma de asimilarlos muy sencilla y cercana. No se trataba de traducirlos en un mandato, una obligación, sino de caer en la cuenta de que antes de quedarme dormido tendría muy en cuenta que lugar iba a ocupar el Señor en mi vida, que lo que me esperaba como tarea no oscureciese esa presencia luminosa de Dios que a todo debe alcanzar, y esto de modo ordinario, sin esperanzas utópicas, sino con la sencilla confianza de que el deseo de colocarlo en el centro de mi actividad se haría posible, porque en estos momentos antes de dar sueño a mis ojos, así lo quería.

F. Brändle

Me mantienes siempre en tu presencia

“Me mantienes siempre en tu presencia” (Sal 41,13). Tomé como versículo para vivir mi oración éste tan simple y sencillo. En un primer momento me sorprendió que aunque en el verso está claro, mi lectura la había hecho en un sentido más activo: “mantener la presencia de Dios en mi vida”. Caí claramente en la cuenta que era Dios quien me mantenía en su presencia, más allá de mi conciencia de ello. Se trataba, pues, de caer en la cuenta de que no podemos hacer nada mejor que refugiarnos en la mirada de Dios. En estos días leía: “Cuánto más profundamente conozcamos a Dios más ardiente será nuestro deseo de exponernos a su mirada…Y ahuyentar el temor que quisiera detenernos… Lo bueno ¡míralo! Los defectos míos ¡míralos también! … ¡Míralo, Dios mío! En cuanto hagamos esta voluntaria exposición ante los ojos de Dios hemos fijado un punto de partida indestructible para nuestra propia renovación! (R. GUARDINI, Sobre el Dios vivo,Sapientia, Madrid 1957, p.31). Estas reflexiones las vivía ahora en apoyo de mi oración para concienciarme que nada hay mejor que sea Dios quien nos mantenga en su presencia. En su presencia mi vida queda protegida. No buscaba tanto el refugiarme, cuánto el ser puesto, mantenerme, en esa presencia salvadora por la mano del mismo Dios, y nada mejor que esta oración silenciosa para proyectarlo en la vida.

F.Brändle